Los León

. . El sitio de nuestra familia

La Clanchana

Sirena AdrianHace un tiempo, por ahí de mi dos últimos años de bachillerato, me empezó a llamar la atención, cuando ibamos a Metepec de visita con la familia, que los artesanos del lugar se identificaran con una sirena. Con el paso del tiempo fui aprendiendo un poco más sobre dicha sirena, especialmente en un número de Artes de México dedicado a los artesanos del barro de Metepec, donde nombraban a dicha sirena como La Clanchana. Número dedicado a Metepec y su barro, más información aquí.

El artículo en cuestion «La Clanchana – por María Isabel Hernández» mencionaba que La Clanchana era un ser mitad mujer y mitad pez, que se asomaba a la orilla de rios y lagos y que cuando veía a un campesino descansando le cantaba con un canto mágico que, al ser oido, le inspiraba al campesino ideas de qué hacer con el barro: figuras, platos, vasijas, etc. Era algo así como la musa de la artesanía. Y tambien suelen llamarla la Tlanchana.

La Clanchana en la plaza de MetepecEsta historia me caló hondo porque yo recuerdo estar intrigado con la creatividad y los objetos, con la manera como las ideas se convierten en cosas, desde mi infancia. De hecho, esa obsesión fue lo que me llevó a, en primer lugar, estudiar diseño industrial y en segundo lugar a programar computadoras.

Haciendo un poco de google sobre la clanchana encontré un poco más de información. Curiosamente, hay un libro, «Sequía en un mundo de agua» de Danilo Antón y Carlos Días Delgado (Piriguazú ediciones, 2002)( El libro se puede leer en línea Aquí ) que tiene una portada hecha de la ilustración de una clanchana y en el apartado «sobre la portada» la autora de la ilustración, María Esther Francia (Artista plástica) dice:

La pintura de la tapa está inspirada en la antigua leyenda mexicana “La Clanchana”, también llamada Achane o Sirenita de Tilapa.

Portada del libro Sequia en un mundo de aguaSe sabe que en las lagunas del río Lerma y del volcán Xinantecatl (Nevado de Toluca) habitaba una criatura mitad pez, mitad mujer; muy poderosa y encantadora. Ella estaba relacionada con los nacimientos del agua, de los ríos, de las lagunas, y la pesca. Se comunicaba con los pescadores; a veces les permitía gran abundancia de peces, otras, si éstos no oían sus demandas, impedía que cayeran presas en sus redes. Su comportamiento con las mujeres era benévolo. Su largo cabello solía secárselo al sol sentada en las rocas. Llevaba sus hijos, todos los animales del agua, en las axilas, en el pubis, o colgados de la cintura. En ocasiones se transformaba en una serpiente grande y negra. Se habla también de la presencia de un Clanchano, y que juntos eran el padre y la madre del agua; espíritus de la vida lacustre y todo lo tocante a la laguna.

Eran dioses, no sólo del agua y de sus frutos animales y vegetales, sino tambien de las especies terrestres. Deidades de la tierra, de los mantenimientos y de la fecundidad. Eran también la pareja primigenia.

Y cita como fuente de su información que fue tomada de la antropóloga Beatriz Albores de su libro “Graniceros”.

Con el paso del tiempo, y sin estar muy conciente de ello, empecé a coleccionar Clanchanas. Pris me ha regalado una por mi cumpleaños desde que nos conocemos, y también los amigos que saben la historia de mi obsesión han contribuido. Asi, tengo Clanchanas pintadas, muñecas de trapo, de cerámica, etc.

Tambien en algun momento usé la Clanchana como propuesta gráfica para el concurso de logotipo de la ENAP, y como propuesta para una empresa que iba a poner mi amiga Marcela que se iba a dedicar a producción de eventos musicales «La Clanchana – producciones en el agua»
Espero tener un poco de tiempo para poner imágenes en una galería de las clanchanas en la casa, y quizás ir recopilando fotos de clanchanas en sitios diversos de México. Y obviamente que me encantaría recibir fotos de parte de ustedes, mis hipotéticos lectores.

Nos leemos