Cansado pero feliz

Tuve un fin de semana Sui Generis. Mucha actividad doméstica, pintando paredes, arreglando closets, cuidando a Juan. Los mejores momentos del fin de semana tienen que ver con Juan. Hoy, que la chamba de repente se atora y me desespero, uso el recuerdo de las cosas que hicimos juntos el fin de semana para reencarrilarme y no perder los estribos.

Gracias, Hijo, eres una bendición

Juan, a caballo en los hombros de su padre
Juan, a caballo y con copete de Vaselina

4 comentarios en “Cansado pero feliz”

    1. ¡Claro que es el CUM!. Probablemente no te acuerdes o no fuera la costumbre cuando tu eras alumno, pero los niños del Happy Days usan el auditorio del CUM para sus funciones y festivales… ¿Acaso he negado la cruz de mi parroquia? El narvarteño vergonzante es tu hermano, no yo. :-)

Los comentarios están cerrados.