Tamales

Una entrañable amiga de Pris le pide por email que si le puede conseguir una receta de tamales mexicanos, ya que vive en Estados Unidos y tiene la original idea de hacer cena de dia de gracias con tamales…

La que solía hacer tamales al estilo costeño tabasqueño (chipilín… yumi) era mi abuela Chata, pero no se si alguno de sus hijos sabe la receta (mi padre no. Ese no frie un huevo ni en defensa propia)

Mi abuela Minina solía hacer corundas, que son un tipo de tamal de maiz tierno del estado de Michoacán, populares tambien en Jalisco. Pero tengo la idea ue es realmente complicado hacerlo, sobre todo porque requieren de un tipo de masa que es de temporada, asi como de hojas de maiz que no son precisamente las de cualquier tamal….

Mi madre salió al rescate mencionando que mi Tia Tere (mi madrinaza de la vidaza) conoce y hacía la receta de tamales de su suegra. Se la preguntó, y hela aqui. Adicionalmente he puesto la variación, le tamal de horno, que ese si lo llegue a probar hecho por mi madre y que es similar al mucbilpollo Yucateco.

Tamales

TamalesUn kilo y cuarto de harina de maiz cacahuazintle (el cacahuazintle es el maiz pozolero. La harina de cacahuazintle o cacahuazontle se compra en el DF en un molino cerca del mercado de independencia, pero cualquier molino de nixtamal bueno debe vender harina para tamal aunque no sea de la calidad de la Harina de maiz cacahuazintle)
Medio kilo de manteca ( “la de cubeta del cochinito es la buena” – mi madre )
Hojas de tomate verde
Una piedra de Tequesquite
A elegir: Salsa verde, salsa roja, mole o rajas de chile poblano guisadas con queso
A elegir: cerdo o pollo, cortado en cubos
Caldo de pollo o de cerdo
Royal
Sal
Hojas de Elote

Hervir agua con hojas de tomate verde y la piedra de tequesquite, hasta que se tenga una infusión.

Batir la manteca. Irle agregando la harina, se le va echando la infusión para que vaya tomando consistencia. Voltear la masa a mano. Agregar un poco de caldo de pollo o cerdo.

Cuando la masa esta lista (consistencia como masa de pastel), se le pone una cucharada de royal y un poco de sal,

Las hojas de elote se ponen a remojar un poco para quitarles lo tieso Se escurren bien antes de envolver los tamales.

Rellenando tamalesPara envolver los tamales, Se extiende una hoja y en la concavidad se le pone una embarrada de masa, sobre esta, un poco de salsa y un poco de pollo o cerdo (crudo). Se cubre con otro poco de masa encima y se cierra el tamal haciendo un envoltorio. Es posible que sea necesario anudarlo con un liston hecho con hoja de elote mismo. Se van acomodando los tamales en una vaporera tamalera.

Se ponen a cocer el menos de media hora a cuarenta minutos, para que se cueza la carne y hasta que los tamales tengan la consistencia correcta. No dejar que se consuma el agua de la vaporera en el proceso.

Tamal de cazuela
Preparar la masa como se indicó previamente. (manteca, harina, infusion de tomate, caldo, royal y sal) Tener listo un guisado de pollo o cerdo con mole.

Comprar hoja de platano, ponerla en un molde extendido de aluminio con un borde de unos 10 cms. La hoja de platano se pasa por la lumbre para que se suavice (sin quemarla). Se cubre completamente el molde, poniendo una capa de masa (de unos dos cms), luego una capa del guisado de carne con mole, y se termina de cubrir con otra capa de masa. Se cubre con hoja de platano. Se hornea a Baño María.

Bueno, espero que la receta les sea de utilidad Les dejo una liga al photoset de Flickr de donde saque las fotos que ilustran la receta
Making Tamales
El autor de las fotos es Nathan Gibbs a quien agradezco mucho haberlas puesto a disposicion del publico con licencia Creative Commons.

Nos leemos

2 comentarios en “Tamales”

  1. No es fácil saber cuando la masa de los tamales está en su punto, con la densidad adecuada para empezar a envolver los tamales.
    Mi familia materna fue tamalera. Mi abuela Soledad, mi tia Ofelia y mi prima Rocío (en ese orden) se dedicaron a hacer y vender tamales en el barrio de la colonia Anáhuac, tambien conocida como Santa Julia.
    Mi abuela nos pedía a sus nietos que le ayudáramos con la harina de maiz. Ella cocía todos los días el maíz, lo dejaba secar y al día siguiente lo llevábamos a moler a un molino de Tacuba, cerca del mercado. Yo solía batir la masa de mi tía. Tenía que meter, en una enorme cazuela de barro, mi brazo hasta el codo para batir la pesada masa de 3 o 4 Kg de harina.
    Mi tía usaba una técnica muy sencilla para decidir que ya estaba lista la masa (además del sabor, que ajustaba poco a poco): ponía un vaso con agua, y de vez en vez colocaba un poco de la masa en él. Cuando la masa flotaba la harina estaba lista para ponerla en las hojas de maíz previamente lavadas y húmedas.

    dalton

Los comentarios están cerrados.