Vacaciones en Perú

Logotipo PerúNos fuimos de vacaciones a Cusco, con el objetivo principal de visitar Machu Picchu. Recién llegamos el pasado viernes 5 de mayo. Y les voy a relatar el viaje con unos cuantos posts, porque si fue una experiencia lindísima que vale la pena describir antes de que olvide como estuvo.

Después de que falleció mi papá en agosto del 2015 una de las cosas que más nos entristecía era que siempre que venía de visita a Ecuador insistía en que teníamos que ir a Machu Picchu y que Perú estaba tan cerca que el próximo viaje, ahora sí, íbamos a hacerle una extensión a Perú y bla bla.

Una buena racha financiera hizo que finalmente tuviéramos algunos ahorros en el banco y así casualmente en una comida familiar que nos acordamos del viaje que el abuelo León ya no hizo en vida, y en un instante nos dijimos que había que hacerlo, que para que esperar más, así que nos decidimos y en dos días de investigación supimos que viajar a principios e mayo era lo mejor porque ya había pasado la temporada de lluvias, las tarifas aéreas estaban mas accesibles y además uno de los pasajes de avión lo compramos con kilómetros de viajero antes de que caducaran. Juanito tendría que faltar a clases, pero creo que la experiencia lo justifica.

Dos fuentes de consejo principales tuvimos: Hugo y Silvia que habían hecho ese viaje hace un par de años, y el primo Santiago Ramos que estuvo ahí con su Papá en el 2016 y antes había estado en su viaje bicicletero por Sudamérica.

Y sucedió qué, ya organizado nuestro viaje, les comenté a mi mamá y a mi hermana Vero, y que a ellas que se les antoja y que se nos pegan. Felicidad absoluta.En Miraflores - Callao

Así que pasamos unos 6 días muy intensos y súper bonitos entre el 28 de abril y el 5 de mayo. Volamos directo a Cusco, bueno, directo es un decir porque hicimos transbordo en Lima, pero me refiero a que no tuvimos presupuesto o tiempo en Lima, esa ciudad ya quedará para otro viaje. Mi mamá y Vero si decidieron quedarse un día en Lima, empezaron su viaje dos días antes que nosotros, pero a la final no fueron a Lima ciudad, se quedaron en Miraflores que es un barrio turístico en el Callao, el Puerto de Lima, para llegar a Lima propiamente tendrían que haber tomado un transporte y viajado una media hora, así que prefirieron quedarse en el malecón, y hacer un poco de turismo peruano costeño.

Encuentro en el aeropuerto de LimaSin haberlo programado así, pero casi, nos encontramos en el aeropuerto. Fue un encuentro muy feliz, ayudó a que el tiempo pasara más rápido, nuestros vuelos eran en lineas distintas, nosotros salíamos media hora antes y ellas media hora después, pero quiso el destino que ellas llegaran antes que nosotros, porque cuando nuestro avión iba a aterrizar en Cusco, el mal tiempo le impidió tomar pista, y en lo que hizo el periplo para hacer un segundo intento el avión de mi mamá y vero aterrizó. Así que llegamos media hora después que ellas.

Cusco está a mas de 3 mil metros de altura sobre el nivel del mal, así que ya desde que entras en la sala para recoger el equipaje ya hay un canasto con hojas de coca para que te eches un par a la boca y mastiques, no te vaya a dar “soroche” o mal de altura.Hojas de Coca para masticar

El servicio de transporte provisto por la agencia de viajes solo nos iba a recoger a nosotros y a mi mamá y hermana, así que ellas decidieron quedarse esperando en el coche, e hicimos el viaje del aeropuerto al hotel juntos, risa y risa y platica y platica. Al llegar al hotel que nos damos cuenta que nos habíamos confundido de maleta, y que triamos la maleta equivocada. Danu nos había prestado una maleta, por lo que no estaba yo familiarizado con ella, pero lo mas loco es que en Lima teníamos que pasar aduana y cuando toco recoger la maleta… habían puesto nuestras maletas en otro destino y pasamos un poco de angustia porque la maleta no aparecía. Parece que la maleta de Danu no quería viajar con nosotros, jajá.
Bueno, los de la agencia se vieron bastante frescos dándome una vuelta más al aeropuerto, como llovía y había un tráfico medio pesado la vuelta completa, incluyendo trámite de devolución de la maleta equivocada y recuperación de la propia llevó una hora completa, así que lo único que hicimos fue ir a dar una caminada nocturna por la plaza de armas, ubicar un restaurante, Nanu raymi, que nos había recomendado una amiga ecuatoriana,  y que resultó muy bueno. Mi mamá comió la primera de sus truchas de lo que al final del viaje llamamos su “maratón de la trucha”, ya se imaginarán por qué.Nuna Raimy. Desfalleciamos de hambre porque no habiamos almorzado
Una de las cosas que yo tenía previsto era probar comida peruana y no me decepcioné. Desde el primer día comimos riquísimo, y con la imprescindible Cusqueña, una sabrosa Lager rubia, que también hacen en variedades blanca de trigo, blanca de quinua, lager oscura y lager roja. El lugar hace una fusión de sabores orientales, con jenjible, ajonjolí, sabores medio Tailandeses, medio japoneses, con platos tradicionales peruanos, como la papa, el filete de alpaca, la quinua.

De ahí nos fuimos a la camita, al día siguiente nos tocaría conocer Cuzco con un city tour a partir de la una de la tarde.

2 comentarios en “Vacaciones en Perú”

  1. Que envidia y que gusto me da que hayan hecho este viaje que de seguro desde donde esté Gonzalo estuvo con ustedes en todo momento. Sobre todo al momento de las chela. Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *