Dia 5 – Valle sur

Esta vez nos fuimos en un transporte pequeño. Valle sur, nos dijo la guia Ivonne, es muy escasamente visitado. Y efectivamente, para las muchedumbres con las que soliamos recorrer los otros sitios, acá estuvimos casi solitarios.
El ultimo dia hicimos el tour por el valle sur, donde visitamos más pueblitos pintorescos, uno dedicado a la crianza de patos y gallinas, otro donde es famoso el chicharron, otro donde es famoso el cuy al horno, y fuimos a ver una iglesia “la sixtina de los andes” que tiene una fachada decorada al fresco y un altar barroco impresionantes. Era el dia de la santa cruz así que nos toco ver a los que llegaban a la iglesia cargando cruces de madera enormes decoradas con tapices y joyas, y oir la misa en quechua.

De ahi fuimos a las ruinas de pikillacta, que son de una cultura preinca de la cual los incas aprendieron los principios de arquitectura y urbanismo, y tambien es super extensa, y teminamos en una altura que se llama Tipón, que es considerada como una de los 10 obras de ingeniería hidráulica más importantes de todos los tiempos por el colegio internacional de ingenieros. Es un templo dedicado, ya te lo habrás imaginado, al agua. Toda la conduccion del agua es subterranea, se tienen terrazas para adaptar cultivos de una region a otra, con microclimas, como los de Moray, y el agua corre por canales descubiertos con caidas de agua. Se escucha el viento en la montaña, el canto del agua al correr y caer, y te recorre una sensación entre de meditación y gozo. Ha de ser la falta de oxígeno por la altura (jajaja).