La Patafísica

Hace mucho tiempo leí a A. Jarry, sus famosas obras de teatro de Ubú, donde venía una definición que se ajustaba perfecto a todos los conocimientos que atesoraba en la vida y que no servían para nada. Pataphisyque, decía Jarry, es la ciencia de las soluciones imaginarias. En alguna otra parte (probablemente en algun ensayo cortazariano) leí la definición que más me gusta: la Patafísica es la ciencia de la que se obtienen los conocimientos inútiles. Siempre he considerado que mi cerebro funciona de manera patafísica, ya que parece que mientras menos útil es un conocimiento, menos trabajo tengo en recordarlo.
Lo que sueña el pollo
He abierto un apartado únicamente para escribir sobre esas cosas y mientras llega el próximo artículo, les dejo con una liga que abarca mucho más que mi simple explicación. La foto viene de ahi
Instituto de Estudios patafísicos

Nostalgias

Hoy me levanté con nostalgia de Cuenca. Habrá sido algo en el rutinario ronroneo de la pesera mientras salía le sol y la luna aun no desaparecía del horizonte, algo en el aire húmedo de las faldas del Ajusco, en el frio en las mejillas y en la apariencia soñolienta de las gentes, algo que se combinó y jaló el gatillo y que me transportó mentalmente a las frias mañanas entre los andes, cuando el sol le pega al Cajas por debajo de las nubes y todo se pinta de bermellón, y el aroma del pan sube desde cien hornos en toda la ciudad y el ruido es más bien un arrullo y mi cuerpo se siente bien de estar ahi entre las montañas y la lluvia y la gente.

Para dorar la píldora, mi sensación de las mañanas en Cuenca siempre está sazonada con una pizca de nostalgia de la Ciudad de México.

Asi que hoy me levante con Nostalgia de Cuenca incluyendo nostalgia por la nostalgia que siento por el DF cuando estoy en Cuenca.

Ni yo me entiendo, a veces.

Nos leemos

Neurona de Guardia #0

Como decía ¿Daniel Tuchman? “La Neurona que me queda/me la pienso reservar/para el día de mi muerte/no se me vaya a pasar”

Hace tiempo colaboraba en la revista “Karma Tech” con una colaboración mínima, una frase irónica o de doble filo que recibía el título de “La neurona de guardia”. Esto haciendo referencia, por un lado, a mi extraña condición de mononeuronal, y por el otro a mi
obsesión patafísica. Ahora espero recuperar el paso poniendo (espero que diario) una frase interesante o divertida. Todo, desde luego, proveniente de la única neurona que funciona en mi cavidad craneal.

Nos leemos